11.3.10

Arbre - Dibujo lápiz - 35 X 25 cm.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...
Qué insignificante vemos a esta persona bajo la grandeza y poderío de este árbol cuyas ramas y tronco invaden e hipnotizan nuestra alma……y a la vez, qué necesario, que “abrigador” y reconfortante, sentarse bajo su envolvente sombra.
Nuestro personaje, es sin lugar a dudas, este” árbol- padre” , que refugia bajo su gigante sombra, la preocupación de alguien, que medita, frente al lago. Las ramas, horizontales, llenas de hojas de estío, invaden como largos dedos abiertos al sol, todo el espacio, el que medita, nuestro personaje, está sumergido, sin duda, en su aroma y magnetismo.
Todo en el dibujo nos invita a la reflexión. La vegetación suave del primer plano, los discretos arbustos y arbolillos cercanos, el agua mansa del lago, la quietud y meditación de la persona sentada en el tronco caído, los juncos de la derecha, los árboles apenas divisables del fondo………no nos distraen, no interfieren, no nos despistan……la atención soberbia y mágica la desencadena ese gran árbol, árbol por todas las culturas adorado, idolatrado y sublimado .Los poetas cantaron al árbol, la tradición hebrea creó su “árbol de la vida”, Pere Ventura, con su maravilloso lápiz creativo, ha hecho una maravillosa oda a este formidable y entrañable árbol.
Mi admiración más sincera, por esta obra.
Antonia Sánchez

19 de junio de 2009 00:14

maricarmen dijo...

Un grandioso árbol viejo pero sabio, siempre dando sombra a la persona que agradecida la toma. Bello dibujo que habla de paz y serenidad